El rol clave de la mujer en la sostenibilidad

Hoy, 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de la Mujer como esfuerzo de reconocer las muchas luchas que por décadas las mujeres han tenido que hacer para lograr adquirir derechos y oportunidades. Desde el derecho a votar, a ser elegidas, a tener educación, a ser propietarias de terreno, a decidir por sus cuerpos, a tener la libertad de quien amar, etc.

Esta lucha sigue viva y necesaria para derrocar las barreras que aún existen en todas partes del mundo, como la discriminación, el acoso, la violencia de género, el matrimonio infantil, la disparidad de sueldo, y muchas otras que limitan la capacidad y oportunidad de niñas y mujeres de decidir por ellas mismas, sus familias y su profesión.

Y en este sentido, esta lucha es un auxilio además para combatir las problemáticas ambientales más apremiantes de nuestra actualidad. Las mujeres han demostrado ser parte clave del desarrollo económico y social de muchísimas comunidades, y está en ellas y su liderazgo, en transformarlas en comunidades sostenibles.

Hoy les vengo a compartir datos e información con respecto el rol que juegan las mujeres en la sociedad actualmente impacta en el medio ambiente, y como cambiarlo significa la solución para aspirar al desarrollo sostenible.

 

Biodiversidad

De acuerdo a la FAO, el incrementar el nivel de control de las mujeres sobre el campo implica una mayor probabilidad de que se apliquen prácticas sostenibles de agricultura, lo cual promueve la biodiversidad.

En este tema, las mujeres indígenas tienen un gran poder intelectual sobre conocimiento para la conservación de especies. Por años han mantenido rituales y prácticas que han dado lugar al desarrollo de sus comunidades y el mantener la diversidad genética de sus cosechas.

En un reciente informe de la ONU se encontró que cuando los proyectos de conservación de áreas naturales se dejan a cargo de mujeres, estos llegan a ser de 30 a 40% más efectivos, y que, a su vez, las comunidades se ven mayormente beneficiadas.

09-16-2014hunger_report.jpg
El conocimiento sobre el uso y conservación de semillas de las mujeres es clave para la biodiversidad genética y de especies en todo el mundo.

Agua

En África, el 90% de la labor de recolectar agua lo hacen las mujeres. En promedio, las mujeres caminan de 6 a 10 km diarios para acceder a este recurso. A nivel mundial este esfuerzo consume para mujeres y niñas un total de 140 millones de horas cada día para asegurar el agua potable utilizada para cocinar y beber. Además, el 60% de ellas reciben menos de un dólar al día por este trabajo.

Imaginen tener un trabajo que te toma más de 8 horas diarias donde te paguen menos de 20 pesos por ello. Esta problemática por supuesto limita sus posibilidades de desarrollo, de adquirir educación y posteriormente un empleo, pues su tiempo y esfuerzo ya está enfocado en satisfacer esta necesidad básica para ellas y sus familias.

Con los impactos del Cambio Climático estas amenazas pueden verse incrementadas debido al aumento de sequías. Por ello la acción en mitigación de impactos contribuye a su vez al sano desarrollo de estas poblaciones.

WomenWaterBanner
El tiempo invertido en adquirir agua para sus familias es equivalente al que estas niñas y mujeres podrían dedicarse a su educación o empleo.

Reproducción y Salud

Hoy en día más de 200 millones de mujeres no cuentan con acceso a métodos anticonceptivos. Esto impacta en sus vidas debido a que tienen menor control sobre tu planificación familiar, lo cual a nivel mundial ha significado un rezago en su desarrollo personal y económico (expuesto en los puntos anteriores).

Paralelamente, no contar con planificación familiar tiene un impacto ambiental. Un estudio reciente confirmó que tener un hijo es lo que mayor cantidad de emisiones genera en la vida de una persona. Así mismo, se estima que si las mujeres contaran con la facilidad de planear el número de hijos que quieren tener, el crecimiento poblacional se estabilizaría y eso traería una reducción de entre 8 y 15% de las emisiones de carbono anuales. ¡Es equivalente a evitar toda la deforestación de árboles a nivel mundial!

Cuando las mujeres tienen control sobre su cuerpo, decisión sobre su estilo de vida y sobre la familia que quieren tener (si es que quieren), incrementan las posibilidades de supervivencia, el desarrollo de sus comunidades y la equidad de oportunidades. Los problemas ambientales que se derivan de la sobrepoblación, como acceso a recursos y contaminación, se mitigan empoderando esta libertad de decisiones en las mujeres.

inspired-2015-01-planned-parenthood-womens-rights-rally-main
La salud reproductiva femenina es un elemento clave para la transición a sociedades sostenibles

Seguridad Alimenticia

Las mujeres son la mayor parte de la fuerza laboral en los campos agricultores en cada región del planeta. Puntualmente en Asia, una región que produce muchísimas cosechas que son consumidas en todo el mundo, como algodón y arroz, las mujeres producen más del 50% y son cerca del 80% de la mano de obra.

Sin embargo, cuentan con menos del 1% de la propiedad de estas tierras y campos. Si las mujeres tuvieran el mismo acceso a recursos de agricultura que los hombres, la productividad de las cosechas aumentaría hasta un 30%, lo que significa reducir la hambruna en un 12 a 15% (FAO).

Tea Farmers in Uganda
Las mujeres son clave en la producción de alimentos a nivel mundial 

Empleo y economía

Más del 80% de la fuerza laboral en la industria de la moda rápida son mujeres. Esta industria es la segunda más contaminante en el planeta, generando miles de toneladas de desechos anuales y descargas tóxicas a cuerpos de agua. Estas mujeres trabajan en condiciones insalubres, con un salario debajo del mínimo, sin posibilidades de desarrollo profesional y muchas veces abusadas verbal y físicamente por sus empleadores.

Lo mismo en el sector de la agricultura, donde como les comenté arriba, son la mayor parte de la fuerza laboral y sin embargo no son dueñas ni de más del 1% de las tierras. Eso tiene un gran impacto en su empoderamiento y desarrollo pues no tienen control sobre sus prácticas laborales y terminan sistémicamente opresas por las condiciones de su patrón.

En muchos países se ha encontrado que cerca de la mitad del Producto Interno Bruto lo produce el trabajo y labor de mujeres que no están siendo pagadas por ello.

Sin embargo, se ha encontrado que cuando las mujeres están a cargo, las comunidades tienen mucha mayor prosperidad económica. No por nada el ganador del Premio Nobel de Economía, Muhammah Yunus, otorgaba cerca del 97% de sus micro créditos a mujeres. Se estima que las mujeres reinvierten hasta un 90% de sus ingresos en sus hogares, sea para el desarrollo de sus hijos o para asegurar las necesidades básicas y secundarias, mientras que, para el caso de los hombres, ese porcentaje se queda entre 30 y 40%.

Esto en aspectos de sostenibilidad es clave pues los proyectos e iniciativas para realizar la transición a economías de bajo carbono deben hacerse con ese enfoque de desarrollo comunitario y reinversión de la riqueza, de manera que se promueva paralelamente una calidad de vida para las personas y una mitigación de impacto ambiental.

11-2
Foto de Fashion Revolution

Concientización  

Se ha encontrado que las mujeres tienden a ser mucho más conscientes sobre los impactos en el medio ambiente pues reconocen que la salud del planeta y sus recursos está directamente relacionada con la salud de sus familias. Por ello se sensibilizan más a los problemas como la contaminación del aire y agua, la bioiversidad, la conservación de áreas naturales y la generación de residuos.

¿O que no han notado que la mayoría de las personas en estos temas medio ambientales son mujeres? En mi caso personal, de toda la gente con la que convivo en este tipo de proyectos, más de la mitad son mujeres; en mi carrera universitaria hay una mayor representación femenina en la población de graduandos (Ingeniería en Desarrollo Sustentable), y en mis mismos grupos de la clase que enseño, la proporción mujeres-hombres siempre ha sido aproximadamente un 80%-20%. No olvidemos que a muchas líderes se les atribuye el inicio del movimiento ambientalista.

Algo muy interesante que leí investigando para este artículo y que no había hecho la conexión es que, el trabajo de las mujeres, como el de la naturaleza, es muchas veces menospreciado en nuestra economía. Desde que hay millones de mujeres que dedicándose al hogar no reciben ni un solo centavo, hasta quienes teniendo puestos directivos y de alta gerencia aun ganan menos que su contraparte masculina. Lo mismo en la naturaleza cuando no valorizamos los servicios que nos da todo el tiempo, como la generación de oxígeno, purificación de agua, regulación del clima, etc. Los trabajos de ambas se dan por sentado y por tanto tienen un menor valor monetario, social y político.

Rachel-Carson-tree-2
Rachel Carson sensibilizó a todo un país sobre el uso de pesticidas y dio origen a la fundación de la EPA.

El rol clave

Las mujeres contribuyen al desarrollo de sus familias y comunidades a través del trabajo asalariado, preservando los conocimientos tradicionales, al mismo tiempo que mantienen la biodiversidad y aseguran la seguridad alimentaria y la nutrición de los hogares.

A pesar de estos roles críticos, las mujeres y las jóvenes continúan sufriendo los efectos de una mala atención médica, educación y políticas discriminatorias. Por eso es importantísimo seguir luchando por derrocar estos sistemas de opresión que limitan las posibilidades y oportunidades de muchas mujeres y niñas y que por tanto su capacidad de contribución a la sostenibilidad está siendo detenida.

Y si no me creen a mí, créanle a la ONU. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU dictaminan que:

“La igualdad de género no es solo un derecho humano fundamental, sino una base necesaria para un mundo pacífico, próspero y sostenible. Brindar a mujeres y niñas el mismo acceso a la educación, a la asistencia sanitaria, al trabajo decente y a la representación en los procesos políticos y económicos de toma de decisiones alimentará economías sostenibles y beneficiará a las sociedades y a la humanidad en general.”

Una lucha por la equidad de género es una lucha por el desarrollo sostenible.

 

Nos leemos,

Karla

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s